JJOO 2010: Vancouver, hora cero

A poco de iniciarse los XXI Juegos Olímpicos de Invierno, los cinco representantes argentinos en ski alpino –de los siete que integran en total la delegación nacional- ya se encuentran en el resort canadiense a la espera de sus respectivas pruebas.





Cada cuatro años, el mundo de los deportes invernales se reúne en un gran evento mundial: los Juegos Olímpicos. Y en la gran cita olímpica, el ski alpino es el rey. Es justamente en este deporte en el que van a participar cinco de los siete representantes argentinos: los hermanos Cristian (foto), Macarena y Belén Simari Birkner, Nicol Gastaldi y Agustín Torres. Además, Carlos Lannes, en ski de fondo, y Ruben González, en luge, completan la delegación nacional, encabezada por segunda vez consecutiva por Christian Atance. Para los hermanos Simari Birkner, nacidos en Bariloche, esta será su tercera participación en JJOO, después de haber estado presentes en Salt Lake City 2002 y Torino 2006.
Para Cristian, con 29 años, estos son “sus” Juegos, ya que llega con mucha experiencia y las chances intactas de superar su mejor ranking en esta competencia, que fue el 17° lugar en el slalom del 2002. Además, si todo sale bien, tendrá más posibilidades que nunca, ya que competirá en las cinco disciplinas: aparte del slalom, también lo hará en el gigante, Super G, descenso y super combinada. Cristian es, por otra parte, el abanderado de la delegación argentina en la ceremonia de apertura. Macarena, con 25 años, también tratará de mejorar un 17° puesto, el de la Combinada del 2002, mientras que Belén, a sus 27, intentará bajar el 20° lugar de la Combinada del 2002; ambas correrán también las cincos disciplinas alpinas.
Para Nicol Gastaldi y Agustín Torres esta será su primera incursión olímpica, aunque con distintas realidades: mientras la barilochense tiene 19 años, el de San Martín de los Andes tiene 31. Los dos van a tomar la salida solamente en las pruebas técnicas: slalom y gigante. Y para ambos, en cualquier caso, será una gran experiencia.
Un dato más: como a todo atleta neuquino, a Agustín Torres le hace marca personal el blog Esquí Patagonia, de Mauricio Garcia, quien está haciendo además una gran cobertura de los Juegos en general.

Un poco de historia.
Si bien la primera participación argentina se dio en los JJOO de St. Moritz de 1928, el primer equipo nacional de ski alpino, que es lo que nos ocupa, intervino recién en la quinta edición, que curiosamente fue nuevamente en el resort suizo de St. Moritz, en 1948. Pablo Rosenkjer (hoy presidente de la Federación Argentina de Ski y Andinismo), Luis de Ridder, Gino de Pellegrin y Cartón Benavídez fueron algunas de las glorias que integraron aquélla delegación. Según consta en “Ski Deportivo Argentino”, la biblia del ski nacional que escribió el periodista barilochense Toncek Arko, en Squaw Valley 1960, Osvaldo Ancinas logró un meritorio 16° puesto en el slalom especial; y en rigor, este es hasta la fecha el mejor resultado histórico de un corredor argentino en los JJ.OO. Otro hito se produjo en los Juegos de Innsbruck 1976, cuando Luis “el Gringo” Rosenkjer quedó en el puesto 31° del descenso, a “sólo” cinco segundos del ganador y crédito local, el austríaco Franz Klammer, considerado como uno de los mejores velocistas de todos los tiempos. Ese equipo nacional, por otra parte, estuvo también integrado por dos de los mejores corredores argentinos de la era moderna: Cali Martínez y Peti Olivieri. En Sarajevo 1984 hubo otra delegación de notables esquiadores, que incluía a Jorge Birkner (hoy comentarista de los JJOO en ESPN), Lile Enevoldsen, Quito Astete y Henry de Ridder, entre otros. Aún sin resultados notables, Albertville 1992 volvió a reunir a un gran equipo, que integraban entre otros Kin Van Ditmar, Pitu Begué y Agustín Neiman, y Carolina Eiras y Panchi Steverlinck como las representantes femeninas; además,fue la primera vez que participó un argentino en Freestyle, con Nacho Bustamante en Moguls.
A pesar de ser una de las delegaciones más reducidas de la historia, en Nagano 1998 se produjo uno de los mejores resultados: Carola Calello, una de las esquiadoras más notables de la Argentina y que ya había participado en los Juegos de Lillehammer 94, obtuvo un meritorio 19° puesto en la combinada; el otro participante argentino fue Mariano López, en snowboard, precisamente en los Juegos en que hizo su debut este deporte. El resto, ya en este milenio, es historia conocida.

Comentarios

  1. Muy lindo artículo para los que nunca hemos participado de una olimpiada!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Búsqueda personalizada